Terapia Celular

Descripción :: guía de profesionales




La Terapia Biológica Celular está orientada a corregir el origen de las enfermedades actuando como correctora de los desequilibrios de la estructura, funciones y energía de la célula, que es la unidad vital de todo organismo.

El ser humano, una vez que ha terminado su desarrollo aproximadamente a los veinte años, deja de crecer y comienza a envejecer, y a partir de ese momento mantendrá su salud física y mental a expensas de la capacidad que tienen sus células de reponer la permanente pérdida de energía. Este mecanismo se efectúa naturalmente mediante la alimentación, que a través de los distintos procesos metabólicos producen la energía para el mantenimiento de la vida.
Cuando por cualquier motivo la célula pierde la capacidad de cumplir adecuadamente su función, comienza a deteriorarse ese complejo mecanismo de equilibrio interno. Por un lado en forma natural acorde al proceso de envejecimiento, pero por el otro, desequilibrios mayores producen enfermedades. Es decir que mucho tiempo antes a que la enfermedad se haga presente ha existido un largo proceso de desequilibrio a nivel celular. Por lo tanto, es indispensable devolverle a la célula su función original, y por ende lo harán los tejidos y los órganos, o sea todo el individuo.
Es aquí donde está indicado intervenir con la Terapia Celular (Celuloterapia).
Constituye un tratamiento que ataca el origen de la enfermedad, con la posibilidad de tratar grandes grupos de enfermedades hasta ahora solamente medicadas en forma sintomática.

¿Qué es entonces la Terapia Biológica o Celuloterapia?

Es la única terapéutica que va al origen de la enfermedad reponiendo el material vital similar al que se ha desvitalizado.


¿ Que acción tiene éste método?

Su rol fundamental es especialmente en la prevención del "envejecimiento". Pero se lo puede utilizar en cualquier momento de la vida en que se observen trastornos en las funciones orgánicas.
El intenso desgaste de la vida diaria lleva a un envejecimiento precoz de nuestro organismo, lo cual lleva a que hoy en día los pacientes que concurren a recibir este tratamiento no superan los 40 años.
Pero su aplicación no tiene límites de edad, por lo cual también es muy requerida en los adultos mayores, pues es realmente importante la calidad de vida que le agrega a sus años. No existen las curas milagrosas de rejuvenecimiento, y la celuloterapia tampoco le traerá al cuerpo la juventud pasada. Lo que SI hace la celuloterapia es mejorar y revertir los procesos de envejecimiento que se han desarrollado demasiado rápidos. Si Ud. es sano esta terapéutica lo ayudará a sentirse lleno de vitalidad y muchas veces tendrá un aspecto más joven, pues la piel recobrará mayor oxigenación, las arrugas y pliegues por lo tanto disminuyen y al mejorar todo el metabolismo al organismo le será más fácil adquirir su peso ideal. La celuloterapia es el tratamiento ideal para quienes quieran mantener su salud y vitalidad hasta una edad avanzada.

¿Por qué éste método revitaliza?

Porque los elementos que se aplican son de una energía vital mucho más elevada que la de la persona receptora, pues este material proviene de células embrionales o muy jóvenes.
Fundamentalmente la revitalización de los tejidos, órganos o glándulas implica un aporte equivalente al que poseía entre tres y diez años antes, mejorando el funcionamiento, la calidad y la expectativa de vida y por consiguiente el paciente refiere que se siente rejuvenecido.

¿A que enfermedades beneficia la celuloterapia?

Presenta excelentes resultados en enfermedades reumáticas (artrosis, artritis, etc.), del sistema nervioso, renales, insuficiencias sexuales, stress, en estados de defensas disminuidas, afecciones hepáticas crónicas, diabetes, trastornos de la circulación periférica, enfisema pulmonar, arterioesclerosis en general, degeneraciones del tejido articular, atrofias cerebrales en edad media y avanzadas, envejecimiento prematuro con pérdida de la vitalidad, hipofunción de glándulas endócrinas, diversas patologías en la mujer (falta de menstruación, dismenorrea, menopausia, osteoporosis, infertilidad, disminución del deseo sexual, trastornos circulatorios, agotamiento físico y mental, etc.), diversas patologías en el hombre (disminución del deseo sexual, impotencia, infertilidad, andropausia, hipertrofia prostática, agotamiento, stress ejecutivo), asma bronquial, enfermedades autoinmunes, patologías de la piel (psoriasis, dermatitis, acné, celulitis), patologías digestivas (colon irritable, gastritis, diverticulosis, constipación,etc.) etc.

¿Qué tipo de material compone los implantes?

Se emplean células provenientes de animales mamíferos (generalmente ganado bovino), fetales o neonatos. Existe una gran variedad de tejidos (muscular, nervioso, etc.), glandular (tiroides, hipófisis, suprarrenal, etc.) así como también mezclas o complejos formados por varios tejidos acorde a la reparación que necesite el organismo (sistema nervioso, sistema articular, complejo sexual femenino o masculino, etc)


¿Cuáles son las contraindicaciones?

En el momento en que la enfermedad se encuentra en estado inflamatorio o enfermedades infecciosas en actividad o vacunaciones recientes de cualquier índole.

¿En que consiste un tratamiento habitual?

La Celuloterapia es la única terapia que permite aportar a las células desgastadas o enfermas el material biológico idéntico al que éstas utilizan para su reparación y revitalización. El médico realizará una evaluación clínica complementado con los métodos de diagnóstico habituales, para evaluar en forma precisa el tratamiento específico. En general, básicamente consta de cuatro implantes a razón de uno por mes durante el primer año de tratamiento. Luego se evalúan los avances y en función de ellos se determina el esquema futuro si fuera necesario.

Fuente: http://www.draflorinda.com.ar

 

Despertar Espiritual - Todos los derechos reservados 2008

Despertar Espiritual - Todos los derechos reservados 2008