REBIRTHING

Descripcion :: guia de profesionales



El Rebirthing es una técnica de respiración consciente y conectada a la vez que una herramienta de crecimiento personal cuyo objetivo es acrecentar el bienestar físico, mental y emocional.
Las decisiones que adoptamos en el momento del nacimiento y durante la primera infancia influyen en nuestra vida y en nuestras relaciones. Cada experiencia negativa que hayamos tenido, a la vez de convertirse en sentimientos y pensamientos negativos, inhibe nuestra capacidad respiratoria.
Es precisamente por esto último que es necesaria la presencia de un renacedor profesional a tu lado. Si emergieran sentimientos o pensamientos desagradables, él te incitaría a respirar justo ahí donde tu respiración se ve afectada.
El renacedor va a orientar y dirigir tu respiración de modo que aumente el nivel de energía en tu cuerpo. Esta energía estimula la capacidad natural del organismo para limpiarse, no solo física, sino también mentalmente.
El Rebirthing nos permite renacer a un sentimiento de seguridad, alegría y vitalidad gracias a la asociación de una técnica de respiración simple y poderosa y a la utilización consciente y positiva de la capacidad creadora del pensamiento.


Renacer con la respiración.

El renacimiento es tan fácil como respirar.
Ahora, detente un momento y observa tu respiración. Intenta medir su profundidad, su amplitud y su sonido.
Nota como la sola toma de conciencia puede que haya variado el ritmo automático de tu respiración. La respiración, es la manifestación más evidente de lo que pasa en nuestro mundo interior, es la fuente de toda nuestra fuerza en el universo físico.
Con el rebirthing se toma consciencia de los bloqueos que, al impedir o distorsionar el fluir de la energía vital, pueden estar causando enfermedades o trastornos en nuestra vida. Puede que emerjan sensaciones negativas y recuerdos hundidos en la memoria los cuales forman parte de las causas principales de nuestra negatividad.
Rebirthing no sólo significa integrar y superar el trauma de nacimiento; sino también reconocer e integrar los miedos y aquellos momentos que nos han influido inconscientemente en nuestra vida. Aceptarlos y disolverlos deja sitio para regresar a una nueva vida.


Las principales causas de nuestra negatividad.

1) Trauma natal.

Nuestro nacimiento es nuestro primer trauma: "obligados" a dejar el ambiente seguro y protector del útero materno, salimos con esfuerzo y dolor. Experimentamos por primera vez el miedo, el sufrimiento, lo desconocido. El Rebirthing a menudo hace asomar las huellas profundas de este acontecimiento que nos han condicionado.

2) Desaprobación Parental.

El niño hace suyos los reproches de los padres y los transforma en pensamientos personales: "yo soy malo, yo no valgo, yo soy culpable".

3) Negatividades especificas.

Desde pequeños vamos acumulando pensamientos negativos que aumentan nuestra inseguridad y dificultan las ganas de vivir, la felicidad y la capacidad de relacionarnos con los demás.

4) Urgencia inconsciente de muerte.

A menudo surge en nosotros un deseo autodestructivo. Nada parece que merezca la pena ser vivido, y en los casos extremos tampoco la vida. No hace falta tirarse bajo un tren: muchos se matan con alcohol y drogas, o simplemente apagando poco a poco dentro de sí todo entusiasmo y fuente de dicha.

5) Influencia de vidas pasadas.

Es la concepción del karma, basado sobre las consecuencias de todas nuestras acciones pasadas en esta vida y cómo esto afecta a nuestra existencia actual.
Leonard Orr añade en los últimos años otras tres fuentes de negatividad: el trauma de la escuela, el trauma de la religión y la senectud.
El rebirthing permite reconocer cuál o cuáles de estas fuentes de negatividad influyen sobre nosotros. Respirando se activan memorias antiguas, recuerdos y traumas. Siguiendo con la respiración logramos integrarlos. El pensamiento se aclara, se hace positivo y libre.
Sólo desde la consciencia nace la posibilidad del cambio.

 

Despertar Espiritual - Todos los derechos reservados 2008

Despertar Espiritual - Todos los derechos reservados 2008