NEURALTERAPIA

Descripcion :: guia de profesionales


La Neuralterapia (NT) o Terapia Neural es una coherente amalgama de saberes de conocimientos del arte de curar, puestos al servicio de un Sistema Médico Terapéutico de alta eficacia. Para lograr estos resultados, deben producirse apropiados estímulos en áreas precisas del Sistema Nervioso.
Esta visión de la NT procura rescatar las mejores tradiciones de la clínica médica, impregnando al acto médico con un criterio humanista, solidario, ecológico y de globalidad, dinámicamente integrados en una concepción holística.

La Terapia Neural ofrece muy buenos resultados ante dolores o alteraciones orgánicas agudas, es decir, de poco tiempo de evolución.
Pero, donde la NT hace notar más su diferencia y su alta eficacia terapéutica, es en aquellos enfermos que no obtuvieron respuestas satisfactorias luego de haber transitado por una gran diversidad de especialidades y especialistas. Se está hablando de enfermos crónicos, que llevan meses o años padeciendo alteraciones orgánicas, muy especialmente aquellos que sufren el dolor como el síntoma dominante, y que por supuesto, es el que más los agobia y los deprime.
Para lograr sus buenos resultados terapéuticos, el médico neuralterapeuta inyecta en áreas muy precisas del cuerpo del enfermo, un anestésico local muy diluido. La finalidad, como será fácil comprender, no es el efecto anestésico; el objetivo que se busca es producir estímulos suaves, adecuados, controlados y precisos en áreas nerviosas específicas.
Esto no excluye, que de ser necesario, se puedan indicar otros medicamentos, otros procedimientos complementarios de rehabilitación y/o la participación de otros profesionales.

¿Dónde y cómo se aplican los procedimientos de Terapia Neural?

Lo que más preocupa y ocupa al médico neuralterapéuta, es el lugar en donde debe introducir el estímulo. Después de cada sesión de tratamiento esperará un tiempo para saber cuáles han sido las respuestas que fueron emergiendo en cada uno de los enfermos.
Es decir, preguntar y enterarse a través de todo lo que nos cuenta cada enfermo, de lo que haya sentido o qué le ha sucedido después de cada sesión de tratamiento.
Aquí se encuentra lo central del diálogo que relaciona al médico neuralterapéuta con cada uno de sus enfermos.
Como siempre sucede, la toma de decisiones por parte del médico y la ejecución de conductas terapéuticas, dependen del criterio y de la concepción teórica con que ha sido formado y que -por supuesto- lo orientan.
Este criterio médico encara el tratamiento de cada enfermo, teniendo en consideración, que tanto el enfermo como el médico que lo asiste, en el momento que se encuentran para cada consulta, son dos personas intrínsecamente distintas y en continuo cambio, aunque su aspecto exterior diga que casi nada se ha modificado.
Esto hace que cada sesión de tratamiento sea necesariamente distinta, individualizada y adecuada la nueva realidad que nos ofrece cada enfermo en las sucesivas consultas. Por esta razón resulta imposible elaborar anticipadamente un protocolo de tratamiento. Esto es hacer medicina para enfermos y no para enfermedades.

 

Despertar Espiritual - Todos los derechos reservados 2008

Despertar Espiritual - Todos los derechos reservados 2008