Medicina Antroposófica

Descripción :: guía de profesionales



Aspectos Históricos y Generalidades

En lugar de una medicina alternativa, la medicina antroposófica es una ampliación de la práctica médica ortodoxa. A través de la Antroposofía -el estudio del hombre fundado por Rudolf Steiner- es posible llegar a saber que:

* Cada ser humano es un individuo único, y necesita ser tratado como tal.
* Para restaurar la salud puede ser necesaria la aplicación conjunta de aspectos internos científicos, artísticos y espirituales.
* La vida tiene una significación y un propósito. La pérdida de este objetivo se refleja frecuentemente en un deterioro general de la salud.
* La enfermedad puede suministrar oportunidades para cambios positivos y nuevos equilibrios en nuestras vidas

La práctica de la medicina está cada vez más dominada por los avances tecnológicos en la medida que progresa el siglo veinte. A pesar de los desarrollos de medicamentos y técnicas nuevas para salvar la vida, muchos pacientes no responden a estos avances y siguen sufriendo. Con frecuencia se les dice que la medicina ya no tiene más que ofrecerles. Rudolf Steiner (1861-1925), científico y filósofo austríaco, fue fundador de un nuevo tipo de ciencia, en la cual se describe tanto al ser humano como al mundo natural, no sólo físicamente, sino también en términos de alma y espíritu. Él llamó a esta ciencia "Antroposofía".



MEDICINA ANTROPOSÓFICA

Desde la muerte de Steiner, la medicina antroposófica se ha seguido desarrollando, y en la actualidad es aplicada ampliamente en hospitales y consultas generales en todo el mundo. Steiner destacó que no se trataba sencillamente de una alternativa a la medicina tradicional, cuyos logros en esta esfera reconocía con amplitud. Los médicos antropósofos deberían hacer uso completo de la tecnología médica convencional cuando ésta ofrezca un beneficio real al paciente. Sin embargo, destacó que estos métodos eran el resultado de una ciencia reduccionista, y que cuando eran aplicados en las áreas de Biología y Medicina conducía con frecuencia a conclusiones muy erradas. Los primeros estudios sobre Goethe le habían mostrado el camino hacia una metodología científica cualitativamente distinta, que empleó para explorar cómo el alma humana y la naturaleza espiritual influyen sobre la vida y funciones del cuerpo físico. Esto fue elaborado en unas 60 conferencias a doctores, así como en el libro señalado, y además en la literatura antroposófica general (que incluye 25 trabajos escritos y 6.000 conferencias). Esto constituye las bases de una ciencia única del cuerpo, alma y espíritu, abarcando Fisiología, Patología y Terapéutica.


Fisiología, Patología y Tratamiento

FISIOLOGÍA

El objetivo fundamental de la medicina antroposófica es estimular las fuerzas sanadoras naturales del ser humano. Rudolf Steiner las denominó "fuerzas etéricas". Estas fuerzas sustentan la vida en todas sus formas, incluyendo los procesos de crecimiento, reproducción y reparación. La vida de las emociones, que el ser humano comparte con los animales, es una de las expresiones de lo que Steiner denomina como "cuerpo astral". También describió una "organización del Yo" que suministra el cimiento material para la esencia espiritual de la individualidad humana. En relación a las afinidades correspondientes entre estos cuatro cuerpos y los cuatro elementos tradicionales (tierra, agua, aire y fuego), Steiner fue capaz de describir cómo se establece un puente entre las sustancias minerales del cuerpo humano y el centro espiritual de su ser.
Desde esta base, Steiner procede a describir cómo cooperan los cuatro cuerpos entre sí, dentro de tres sistemas distintos, pero funcionalmente interdependientes -el sistema neuro-sensorial, el sistema rítmico y el sistema metabólico-. El sistema neuro-sensorial es la base de la vida consciente durante la vigilia, que continuamente desgasta la vida y vitalidad del cuerpo físico. Esto se compensa durante el sueño, cuando las fuerzas físicas y etéricas actúan sobre el metabolismo. De la tensión de estas dos dinámicas opuestas, surgen las enfermedades del ser humano. La salud es un signo de que se ha establecido un equilibrio entre los dos sistemas.
Mientras que la medicina convencional atribuye, por lo general, todos los aspectos de la vigilia consciente humana al cerebro, R. Steiner sugiere que los tres sistemas antes mencionados tienen igual importancia, tanto psicológica como fisiológicamente. Reconoció que el cerebro es el instrumento del pensar, pero sugirió que habría que tener en cuenta a los órganos del metabolismo y a los miembros constitutivos del ser humano como fundamento material para la vida del deseo. Los sentimientos surgen mediante la inter-relación de los procesos del pensar, y la vida consciente del deseo que se expresa directamente en las funciones circulatorias y respiratorias. En la medicina antroposófica esta fuerte orientación psicosomática se basa en este cuadro fundamental.

PATOLOGÍA

En la patología se distinguen dos tipos de enfermedad. Cuando prevalecen las fuerzas físicas y etéricas que trabajan sobre el metabolismo, tienen lugar condiciones inflamatorias o febriles. Enfermedades de este tipo son características de la infancia -por ejemplo, rubéola o varicela- y se sabe que tienen una influencia importante en la protección del cuerpo contra los efectos esclerosantes del sistema neuro-sensorial, así como el fortalecimiento del sistema inmunológico. En contraste, las condiciones degenerativas y escleróticas caracterizan la segunda parte de la vida. Estas parecen tener lugar cuando la actividad de vigilia del sistema neuro-sensorial ha predominado en un largo período. Estas patologías, frecuentemente acompañadas por insomnio, ansiedad, y una temperatura por debajo de la normal, pertenecen especialmente a Norteamérica y Europa del Oeste, y se considera que están relacionadas con la cultura intelectual general de los tiempos actuales, especialmente cuando ésta ha sido introducida demasiado pronto en la educación infantil.

TRATAMIENTO

La medicina antroposófica ha desarrollado muchas formas nuevas de tratamiento. El área más intensiva de trabajo e investigación ha sido el cáncer, para el que se han desarrollado preparaciones de la planta muérdago (Viscum album). De éstas, el más conocido y ampliamente usado en Europa es el Viscum album fermentado (ISCADOR), que ha sido extensamente recetado por médicos antropósofos y homeópatas. Se ha demostrado que posee un efecto inmuno-estimulante, y las investigaciones que llevan a cabo un número creciente de médicos y cirujanos en todo el continente sugieren que en ciertos tipos de cáncer esta medicina puede reducir la velocidad de crecimiento del tumor y la posibilidad de metástasis. Los medicamentos antroposóficos se preparan con sustancias tomadas de los reinos mineral, vegetal y animal, en donde se pueden encontrar aquellas fuerzas que puedan compensar las fuerzas particulares de las enfermedades. Con el objetivo de intensificar estas fuerzas en la dirección de uno de los principales sistemas funcionales humanos, se emplean muchos procesos farmacéuticos desarrollados antroposóficamente, en adición de aquellos que son usados en medicina homeopática y fitoterapéutica.
Los siete metales (plomo, estaño, hierro, oro, cobre, mercurio y plata) tienen una importancia central en la terapia antroposófica, mediante sus relaciones con diferentes órganos del cuerpo. Se han desarrollado nuevos métodos de "potenciar" estos metales a través del uso de plantas particulares. Steiner también prestó una especial atención a la actividad terapéutica de los aceites esenciales de las plantas (por ejemplo, romero, lavanda, tomillo, etc.) que se emplean en la medicina antroposófica para estimular la circulación periférica. Tienen un valor especial en el tratamiento de enfermedades degenerativas, incluyendo cáncer, esclerosis múltiple, diabetes y arteriosclerosis, y se pueden aplicar directamente sobre la piel, con masajes o compresas, o se pueden dispersar finamente en agua y administrarse como baños medicinales.
Dentro de la medicina antroposófica se han desarrollado un número de escuelas de terapia artística, incluyendo escultura, pintura, música, y declamación, así como una forma de terapia del movimiento llamada Euritmia en cuya creación participó R. Steiner. Mientras que la mayoría de las formas de terapia artística enfatizan la necesidad de llevar sentimientos inconscientes a una expresión externa, los terapeutas artísticos entrenados antroposóficamente además de lo anterior, guiarán y orientarán a los pacientes en ejercicios específicos basados en la comprensión profunda de los efectos fisiológicos del color, forma, sonido y movimiento. Las terapias artísticas también ayudan al paciente a participar de forma activa en el proceso de restaurar su salud. La Dra. Ita Wegman desarrolló una forma especial de masaje rítmico basado en la comprensión de la relación existente entre los sistemas neuro-sensorial y metabólico. Este masaje tiene un efecto armónico e integrador sobre varias funciones del cuerpo, incluyendo respiración, circulación, digestión y tono muscular.
El objetivo del tratamiento supera, por tanto, la mera búsqueda de la salud física; siendo esta en realidad una consecuencia del trabajo que médico y paciente realizan conjuntamente para transitar un camino de salud y evolución psiquico-anímico-espiritual.

Fuente: www.drgrines.com.ar

 

Despertar Espiritual - Todos los derechos reservados 2008

Despertar Espiritual - Todos los derechos reservados 2008