KABALAH

Descripcion :: guia de profesionales


La palabra Kabaláh, del hebreo antiguo, tradición recibida, es la enseñanza de una sabiduría espiritual milenaria.
Desde una perspectiva laica y contemporánea es una experiencia directa de lo trascendente.
Es un conocimiento espiritual acerca de Dios, la Creación y el ser humano, que propicia un despertar interior, hacia la iluminación y la comprensión experimentada de las grandes verdades universales.
Es también un Don Merecido, es decir, el resultado del esfuerzo y la iluminación.

“¿Dónde está la Sabiduría?”, Pregunta el discípulo. Y el Maestro responde:
“En los ojos, en el corazón y en las manos”. Es decir, en el pensamiento, en el sentimiento y en la acción. Ella, es el aprendizaje de la Unidad.
Según la Kabaláh el verdadero conocimiento conduce al amor y el verdadero amor conduce al conocimiento.

Aunque la palabra Kabalah se utilizó recién en el siglo XI, sus orígenes se remontan a ancianas sabidurías.

Los kabalistas parten de la idea que el significado “interno y oculto” de las cosas no puede ser comunicado sino que hay que saber encontrarlo.
Por esto la enseñanza es por implicación y no por aseveración.
“¿Dónde está Dios?” Preguntó un hombre. Y el kabalista respondió “¿Y dónde no está?”

La Kabaláh puede presentarse en un libro sagrado, en una meditación o aparecer como un guía espiritual; también en una danza mística, en altos estudios filosóficos o en un diálogo directo con Dios.

La Kabaláh es mística por cuanto privilegia el conocimiento como experiencia.
Es teosófica pues trata de desvelar los misterios y la relación existente entre Dios, Creación y ser humano.
Y es esotérica pues es un saber para iniciados que incluye conocimientos tales como: Magia, alquimia, Astrología, cosmología, entre otras ciencias sagradas.

Las grandes enseñanzas kabalistas se basan en los 4 Mundos (Olamót) o dimensiones de la realidad y de la percepción, el Árbol de la Vida (Sefirót) que es el mapa de la trama unificada, los niveles del alma (Orót) y las 22 letras (Otiót) del alfabeto hebreo, que representan las energías con las cuales es construido el Universo.


El vocablo "Kabaláh" significa literalmente ‘recepción’: su estudio prepara al hombre para recibir todos los grados y planos de la vida como una realidad única.
La Kabaláh es el conocimiento que nos enseña cómo recibir los diferentes grados de la Sabiduría. La verdadera construcción en la cual debemos invertir todos nuestros esfuerzos es la de nuestro interior. Hasta que el hombre no sea íntegro interiormente nada de lo que haga perdurará. Nuestro estudio de la Kabaláh y el desarrollo de nuestra vida de acuerdo con ella no son algo externo a nosotros. Conforman nuestro saber y fundamentalmente nuestro ser. A partir de ellos nos convertimos en partícipes del "programa de la Creación". El objetivo de la Kabaláh es educar la voluntad y el deseo del hombre hacia el bien universal que es la meta de la Toráh: "amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Levítico, 19:18). El único cambio
que podemos lograr en la vida es el que se vincula con la actitud interior, con lo que deseamos en nuestro corazón. Las verdaderas transformaciones se desarrollan en nuestro interior. Para llegar a ellas el hombre debe conocerse y conocer las leyes que rigen todos los planos de la realidad. Entonces, tomará gradualmente conciencia de su raíz y de su objetivo, unificándose con todos los seres humanos y con su máxima identidad: Dios. La sabiduría de la Kabaláh responde a los grandes interrogantes del ser humano: por qué existe el hombre, por qué nace, por qué vive, cuál es el propósito de su vida, de dónde viene y a dónde va.
Pero la Kabaláh no es un estudio abstracto o teórico, sino, por el contrario, muy práctico: ella es un método simple y preciso que investiga y define la posición del ser humano en el universo. El hombre aprende acerca de sí mismo: quién es y cómo es. Aprende lo que debe hacer ahora para transformarse y crecer, etapa por etapa, paso a paso, enfocando su trabajo hacia su propio interior. Toda la experimentación se realiza sobre sí mismo y en sí mismo. Por eso la Kabaláh se denomina "sabiduría de la interioridad".
A través de ella, la persona experimenta cambios internos, ocultos a los ojos de los demás, que sólo ella percibe y conoce. Esta actividad, propia, específica y peculiar, ocurre en su interior y solamente ella la comprende. Un kabalista es una persona común, como cualquier otra. Es un investigador que analiza su propia naturaleza. A lo largo de la historia, los kabalistas han estudiado la esencia de sus existencias utilizando herramientas simples que todos podemos emplear hoy en día: sentimientos, intelecto y corazón. En los libros que han escrito, los kabalistas nos transmiten técnicas basadas en experiencias personales. Desde su amplísima perspectiva, encontraron la manera de ayudar a quienes vendrían después, para que subieran la misma escalera que ellos. La Kabaláh nos ha sido entregada como un trampolín para el cambio. Nos ha sido dada para que podamos conocer al Creador. Éstas son las únicas razones por las cuales nos ha sido concedida. Quien estudie Kabaláh para automodificarse y para conocer al Creador alcanzará el estadio en que comenzar a ver que puede mejorar no con sufrimiento, sino a través de su propia, libre y consciente elección.

 

Despertar Espiritual - Todos los derechos reservados 2008

Despertar Espiritual - Todos los derechos reservados 2008