CRISTALOMANCIA

Descripcion :: guia de profesionales


La cristalomancia es una técnica de percepción y adivinación antiquísima que se atribuye, en otros factores, a que la estructura de cada cristal vibra a una frecuencia distinta en función de su naturaleza. Desde el unto de vista esotérico, esta vibración es capaz de sintonizar en el plano espiritual con distintos aspectos de la vida de una persona, de esta forma los cristales en manos del vidente, son capaces de aportar datos sobre el futuro del consultante en distintas áreas de su vida.

A través de los cristales no sólo se obtienen mensajes del futuro, sino también consejos, caminos que el consultante deberá seguir o actitudes que deberá cambiar para gobernar mejor su vida.

Los cristales son formas de energía muy variadas. Cada cristal tiene sus propias cualidades únicas e irrepetibles que están en función de cómo se haya formado. En este sentido, incluso la misma piedra puede tener más o menos intensidad. No es lo mismo por ejemplo un cuarzo transparente totalmente pulido que un cuarzo transparente con grietas. Por ello es que hay que tener mucho cuidado con el uso de este tipo de energías, no sea que sin darnos cuenta en vez de vernos favorecidos, nos estemos viendo perjudicados.
Además es muy importante, y repetimos muy importante, tener presente que los cristales deben tener un mantenimiento regular para poder aprovecharnos realmente de la gama infinita de posibilidades positivas que nos ofrecen. Por ello debemos limpiarlos y recargarlos correctamente de forma asidua y frecuente; sobre todo si los vamos a usar con mucha frecuencia.

Para trabajar con los cristales necesitamos que las piedras o gemas estén lo mejor pulidas posible puesto que siguen la ley de la armonía por la cual el pulido armonioso de un cristal determinará la energía armoniosa que emita. Por lo tanto, cuanto más puro sea, más pura será su energía o vibración.
La cristalomancia constituye uno de los métodos adivinatorios más exóticos, misteriosos y añejos, sus usos y aplicaciones místicas se pueden trazar desde la época de la desaparecida Atlántida.


Para visualizar el futuro por este medio se utiliza la bola de cristal, los cuarzos y los espejos entre otros elementos de gran utilidad etérea, con el paso de los siglos se fue rezagando su práctica, sin embargo en la actualidad se puede constatar que este arte esotérico para contemplar el futuro ha retomado un gran auge.



Bola de cristal.

La lectura de la bola de cristal es un método de clarividencia muy popular y altamente eficaz desde el antiguo Egipcio.
Se dice que para evocar el cristal hacen falta poderes de videncia reales, ya que dentro del cristal no pasa nada; la bola de cristal es solo un medio para los clarividentes. La persona entrenada puede ver colores, imágenes fugitivas o nebulosas, símbolos o velos. Se produce una abstracción del tiempo, lo que se ve en el cristal puede haber sucedido en el pasado, presente o futuro; casi siempre se ve las cosas en tamaño natural.

Para aprender a leer la bola de cristal hay que armarse con paciencia y tenacidad. Pueden pasar semanas hasta que aparezcan las primeras imágenes.
Aquí algunos consejos:
La habitación donde se practica la videncia debe ser débilmente iluminado con luz natural o artificial o con una vela de manera que la luz viene desde detrás del vidente. La habitación debe estar templada y silenciosa.
La bola debe ser de un tamaño de por lo menos 5 cm, totalmente limpia y posicionada sobre una tela negra para no tener reflejos. Se puede magnetizar pasando las manos por encima de la bola. El propietario es el único que la puede tocar.
El vidente empieza a mirar fijamente en el interior de la bola; quedando pasivo y concentrado sin llegar a sentir cansancio. Hay que tener mucha paciencia. Según la sensibilidad del vidente aparecerán primero una especie de nubes de colores o velos ondulantes. Con el tiempo aparecen figuras, personas o objetos confusos. En este momento no se debe forzar la visión y esperar hasta que aparecen imágenes mas claros.

La interpretación de las imágenes depende del vidente según el código personal que ha establecido. Aquí algunas interpretaciones comunes:

Las nubes azules o verdes significan alegría.
La nubes de color rojo, naranja o amarilla anuncian tristeza.
Nubes Blancas son una buena señal, mientras las negras son mala.
Los velos ondulados que suben son un buen presagio mientras las que bajan significan contrariedades.

 

Despertar Espiritual - Todos los derechos reservados 2008

Despertar Espiritual - Todos los derechos reservados 2008